Humahuaca - Valle Grande, julio 2010

*Por la quebrada hasta las nubes...*

Seguir viendo fotos del último viaje en Facebook, una semana después, es una buena motivación para no postergar más la reseña. Y que hoy 1ro de agosto se esté celebrando el día de la Pachamama, suma  :)

Anduve otra vez de travesía por el NOA con Hielo Azul Aventura y varios amig@s: Luis, Caro, Ceci, Nora, Charly, Vero, Ale... ¡todas figuritas repetidas! La propuesta consistía en unir Humahuaca con Valle Grande, casi podríamos decir otra vez de la puna a la selva, aunque diferente... cada rincón del noroeste tiene su magia particular.

Vamos a arrancar el viaje mencionando el frío. Porque sí, hizo frío. Mucho. Muchísimo. Fue la pregunta obligada cuando volví (¿cómo la pasaste? ¿mucho frío?), y no por nada. La travesía arrancó en plena "ola polar", hacía un par de días se habían registrado temperaturas inferiores a los 20 grados bajo cero en Paso de Jama, Jujuy... digamos que no muy lejos de Humahuaca. Luis viajó a Jujuy unos días antes, y avisó por SMS "Traigan abrigo. Mucho frío!". Cuando bajé del micro en San Salvador de Jujuy hacía frío, sí, pero yo seguía con mi polar gruesito, y no era para taaaaanto. Pero cuando bajamos con Vero en Humahuaca... Dios... no me daban las manos para sacar abrigo de la mochila. Hacía FRIO.

Por suerte en unos minutos ya estaba en la calidez de la Posada El Sol... cuantos recuerdos de aquel viaje en pleno carnaval. Esta vez estuve unas pocas horas en Humahuaca (y en la posada), pero fue lindo volver a verla, reencontrarse con Carlos, compartir unos mates en el salón. Cuando llegamos con Vero ya estaban Luis, Ale y Caro, y unas horas después llegó el resto del grupo: Charly, Ceci, y Nora. Después de acomodarnos y matear un rato, salimos a ponerle el pecho al frío de la noche humahuaqueña, con la excusa de una buena cena típica (un par decantaron por la pizza, pero bueno... :P). La mayoría comimos locro, que estaba buenísimo, y al cual regamos con un buen tintillo. Y con la pancita llena y calentita, nos fuimos otra vez a la posada, a descansar para estar listos para arrancar el trekking al día siguiente.

Esperando el locro... Esperando el locro... 2

La mañana nos sorprendió con una tenue nevada, tenue, pero nevada al fin, y resulta que es un fenómeno que no se daba desde hacía como 25 años en la quebrada, así que fue todo un suceso. Humahuaca estaba vestida de plata. Un lujo. Luego de un suculento desayuno en la posada, partimos en vehículos hacia Ocumazo, en donde arrancaba la travesía.

Cristales en la ventana Posada El Sol Humahuaca vestida de plata Ramas nevadas

Fue un día de trekking tranquilo, estaba bastante frío, pero caminando no se notaba tanto, y durante buena parte del trayecto estuvo medio brumoso. La caminata se hizo larga... la altura había empezado a pegar, pero finalmente llegamos a Sarso, 3800msnm, donde armamos el primer campamento. Por la noche no solo volvió a bajar la temperatura, sino que se puso muy ventoso, así que la verdad se complicó un poco descansar, particularmente por el viento... parecía que las carpas iban a salir volando con nosotros adentro y todo.

Ocumazo Cactus Apuntando al cielo

El segundo día de marcha fue bastante más exigente, el que alcanzamos el punto más alto de la travesía, y probablemente el más espectacular en cuanto a belleza natural. Por la tarde llegamos al abra Ronqui, a unos 4500msnm, con una espectacular vista del Hornacal. Bellísimo. Por otro lado, para mi fue un record de altura: nunca había estado a más de 4200/4300msnm. De allí empezamos a bajar, internándonos en una quebrada hasta llegar a una aguadita, un lugar llamado "El ciénago" (3700msnm), en donde armamos el segundo campamento. Llegamos molidos... fue un día largo y de mucha altura, y quien más quien menos, nos afectó aunque sea un poquito a todos. Nora pobre estaba hecha pelota. Después de una buena cena en la carpa cocina (al igual que la noche anterior), nos desmayamos en las carpas. Fue otra noche fría y ventosa, aunque ya no tanto como la anterior (o el cansancio acumulado hizo que descansara mejor, y notara menos al viento... no se)

Los colores de la Puna... Cielo y Puna Abra de Ronqui Hornacal

Al día siguiente continuamos bajando. Fue otro día interesante en cuanto a paisajes, caminando a lo largo de un arroyo con muchas cascaditas, algunas congeladas, lo que les daba un aspecto más especial. El frío empezaba a aflojar (¡chau ola polar!). Otro condimento de la caminata de ese día fueron los senderos con escalones de piedra, con influencia Inca. Que laburo... Poco después de mediodía llegamos al pueblo de Caspalá (3000msnm), el primero de los pueblos que recorreríamos en la travesía. Hicimos algo de fiaca, algunos al sol, otros a la sombra, recorrimos un poco el pueblo, y nos alojamos en un salón parroquial. Por la noche festejamos el día del amigo con un espectacular risoto y una torta de postre, y Carcassonne, obvio, que nunca puede faltar :)

Resolana Senda inca Sol, piedra, agua y hielo Llegando a Caspalá Caspalá

El cuarto día de marcha fue el más largo y agotador: Salimos de Caspalá, bajamos hasta la quebrada del río Hornos, subimos (en una interminable subida...) hasta un abra a 3350msnm, cambiamos de valle, bajando hasta el río Doblonzo, volvimos a subir, por suerte no tanto, aunque el cansancio ya hacía que todo sea más largo, y finalmente bajamos hasta Santa Ana, segundo poblado. Lástima que no tengo ninguna foto de las callecitas, porque fue el pueblo que más me gustó. Pero llegué fundidísimo... ese día me había hecho el canchero y no había tomado el antinflamatorio (me estaba recuperando de un pequeño esguince), y eso sumado lo largo de la jornada hizo que llegara quemando combustible de reserva. Nos alojamos con una familia que ofrece hospedaje a turistas, y por la noche el esfuerzo fue recompensado con un espectacular corderito con papas andinas de diversas variedades, pancito casero, vinito, picante... buenísimo. Fue una noche música también, primero con Luis, y después con Osvaldo, hijo de la dueña de casa, que nos deleitó con bastante folklore, incluyendo algunos temas de su autoría. Vero, Ale, Charly y Luis hasta se animaron a bailar una chacarera.

Abra Abra 2 Luis Osvaldo

A la mañana siguiente dejamos atrás Santa Ana, y después de subir hasta el Abra del Valle (3500msnm), empezamos a bajar hacia Valle Colorado. El paisaje ya empezaba a cambiar... se empezaba a ver más verde, pero también una tierra cada vez más roja. Muy lindo. Lamentablemente, ese día estuvo ensombrecido a causa de un incendio forestal. Fue muy triste ver el fuego descontrolado a medida que nos acercábamos, y saber que el que se apague dependía del viento y las condiciones meteorológicas... nada de bomberos, ni aviones hidrantes, ni un carajo. Nuestro sendero nos llevó incluso hasta el origen del fuego: un fogón mal apagado. Genera una impotencia muy grande el ver como por un descuido, algo que parece tan pequeño y tan inocente como un fueguito, se termina incendiando todo un cerro. Tristísimo :( Fuego al margen, continuamos descendiendo y adentrándonos en un paisaje cada vez más verde y colorado, hasta llegar a Valle Colorado, a 1900msnm (¡flor de bajadita ese día!). Nos alojamos en una casa de familia, que por la noche nos preparó un guiso que tenía carne, arroz, verduritas, papas... ¡riquísimo! También hubo pancito casero y tintillo. Mientras esperábamos la cena, vimos un par de videos documentales (de la Universidad de Jujuy) con la hostoria de Santa Ana y Valle Colorado. Muy interesantes.

Camino a Valle Colorado Acercándose al fuego Fogón culpable Rumbo a Valle Colorado Puerta Callecita de Valle Colorado

Arrancamos otro día con un suculento desayuno con tortafritas, pan casero y dulde de cayote, obviamente también casero. Estuvo buenísimo. Y con las pilas cargadas partimos de Valle Colorado. Último día de trekking, muy tranca y cortito, hasta llegar a Valle Grande. Arribamos a mediodía, almorzamos en un típico almacén de ramos generales, digamos... un algo que es cantina, verdulería, almacén, todo en uno. Para un porteño parece detenido en el tiempo. A mi me hizo acordar mucho a La Banderita, el almacén de ramos generales que tenía mi abuelo paterno con su hermana, en Remedios de Escalada. De Valle Grande teníamos que ir a Ledesma, por el camino de montaña que atraviesa el PN Calilegua. Pero en lugar de ir en colectivo, hicimos arreglos para ir en vehículos particulares. Parecía una buena idea, porque eso nos permitía llegar a Ledesma al menos una hora antes... pero medio que nos salió el tiro por la culata porque uno de los vehículos se retrasó, así que terminamos llegando a Ledesma igual de noche. Yo ya había hecho ese camino el año pasado, pero la verdad que en un vehículo más chico se disfruta más. Eso fue un plus. La profundidad de las quebradas es IMPRESIONANTE. El camino realmente no es apto para personas impresionables o con vértigo. Lamentablemente no daba para estar parando y sacando fotos... así que otra vez no tengo registros de ese paisaje atravesando la selva de Calilegua, más que en mi memoria.

Flores Nos vamos de Valle Colorado Valle Grande Monumento a la Pachamama

En Ledesma nos hospedamos en el mismo hotel que el año pasado al final de Tilcara/Calilegua, y después de una merecidísima ducha, fuimos todos juntos a cenar a una parrilla con modalidad tenedor libre, recomendación de Hielo Azul (el año pasado no habíamos podido ir porque estaba cerrada). Espectacular. Buenísima. Muy buena carne, y muy buenas ensaladas. Comí como cerdo.

Y finalmente partimos otra vez hacia San Salvador de Jujuy. Esta vez parecía que iba a tener algo de tiempo para pasear un poquitín, o al menos para hacer un par de compras con calma... pero no, un desperfecto en el micro que nos llevaba nos sacó como una hora, así que si bien dió para almorzar, más que tranquilos, unas empanadas jujeñas en un restaurante de la peatonal principal, no hubo tiempo para paseo, y el comprar algunas cosillas que quería llevar a Buenos Aires fue un verdadero rally contra reloj. Con todos los trámites listos, subimos al bondi... y a Baires (Nota: Cuidado cuando compren pasajes en el servicio "cama" de FlechaBus... los muchachos tienen una idea bastaaaaaante particular de lo que es un servicio cama. Suckean. Big time)

Fotos de la travesía, acá:

http://www.flickr.com/photos/chaghi/sets/72157624474240677/

Comentarios

Comments powered by Disqus