Quien dijo quien dijo...

Arrancando hojas viejas de una libreta que suelo llevar a los viajes, me encontré dos perlitas. Creo que son de este verano, de Cholila/Puelo... lo cual acota bastante los/las posible/s autores/as ;-)

Note to self: tenemos que empezar a grabar los diálogos, o por lo menos, a escribir más de estas cosas y no dejar que caigan en el olvido.

Frase #1:

Me caí con todos los pies... y me quedó la cabeza y las manos

Frase #2:

Tenía sed de agua y comí una manzana, y fue bárbaro

Sí, ya se que son dos tremendas giladas que fuera de contexto no dicen nada, pero en su momento nos recagamos de la risa.

Humahuaca - Valle Grande, julio 2010

*Por la quebrada hasta las nubes...*

Seguir viendo fotos del último viaje en Facebook, una semana después, es una buena motivación para no postergar más la reseña. Y que hoy 1ro de agosto se esté celebrando el día de la Pachamama, suma  :)

Anduve otra vez de travesía por el NOA con Hielo Azul Aventura y varios amig@s: Luis, Caro, Ceci, Nora, Charly, Vero, Ale... ¡todas figuritas repetidas! La propuesta consistía en unir Humahuaca con Valle Grande, casi podríamos decir otra vez de la puna a la selva, aunque diferente... cada rincón del noroeste tiene su magia particular.

Vamos a arrancar el viaje mencionando el frío. Porque sí, hizo frío. Mucho. Muchísimo. Fue la pregunta obligada cuando volví (¿cómo la pasaste? ¿mucho frío?), y no por nada. La travesía arrancó en plena "ola polar", hacía un par de días se habían registrado temperaturas inferiores a los 20 grados bajo cero en Paso de Jama, Jujuy... digamos que no muy lejos de Humahuaca. Luis viajó a Jujuy unos días antes, y avisó por SMS "Traigan abrigo. Mucho frío!". Cuando bajé del micro en San Salvador de Jujuy hacía frío, sí, pero yo seguía con mi polar gruesito, y no era para taaaaanto. Pero cuando bajamos con Vero en Humahuaca... Dios... no me daban las manos para sacar abrigo de la mochila. Hacía FRIO.

Por suerte en unos minutos ya estaba en la calidez de la Posada El Sol... cuantos recuerdos de aquel viaje en pleno carnaval. Esta vez estuve unas pocas horas en Humahuaca (y en la posada), pero fue lindo volver a verla, reencontrarse con Carlos, compartir unos mates en el salón. Cuando llegamos con Vero ya estaban Luis, Ale y Caro, y unas horas después llegó el resto del grupo: Charly, Ceci, y Nora. Después de acomodarnos y matear un rato, salimos a ponerle el pecho al frío de la noche humahuaqueña, con la excusa de una buena cena típica (un par decantaron por la pizza, pero bueno... :P). La mayoría comimos locro, que estaba buenísimo, y al cual regamos con un buen tintillo. Y con la pancita llena y calentita, nos fuimos otra vez a la posada, a descansar para estar listos para arrancar el trekking al día siguiente.

Esperando el locro... Esperando el locro... 2

La mañana nos sorprendió con una tenue nevada, tenue, pero nevada al fin, y resulta que es un fenómeno que no se daba desde hacía como 25 años en la quebrada, así que fue todo un suceso. Humahuaca estaba vestida de plata. Un lujo. Luego de un suculento desayuno en la posada, partimos en vehículos hacia Ocumazo, en donde arrancaba la travesía.

Cristales en la ventana Posada El Sol Humahuaca vestida de plata Ramas nevadas

Fue un día de trekking tranquilo, estaba bastante frío, pero caminando no se notaba tanto, y durante buena parte del trayecto estuvo medio brumoso. La caminata se hizo larga... la altura había empezado a pegar, pero finalmente llegamos a Sarso, 3800msnm, donde armamos el primer campamento. Por la noche no solo volvió a bajar la temperatura, sino que se puso muy ventoso, así que la verdad se complicó un poco descansar, particularmente por el viento... parecía que las carpas iban a salir volando con nosotros adentro y todo.

Ocumazo Cactus Apuntando al cielo

El segundo día de marcha fue bastante más exigente, el que alcanzamos el punto más alto de la travesía, y probablemente el más espectacular en cuanto a belleza natural. Por la tarde llegamos al abra Ronqui, a unos 4500msnm, con una espectacular vista del Hornacal. Bellísimo. Por otro lado, para mi fue un record de altura: nunca había estado a más de 4200/4300msnm. De allí empezamos a bajar, internándonos en una quebrada hasta llegar a una aguadita, un lugar llamado "El ciénago" (3700msnm), en donde armamos el segundo campamento. Llegamos molidos... fue un día largo y de mucha altura, y quien más quien menos, nos afectó aunque sea un poquito a todos. Nora pobre estaba hecha pelota. Después de una buena cena en la carpa cocina (al igual que la noche anterior), nos desmayamos en las carpas. Fue otra noche fría y ventosa, aunque ya no tanto como la anterior (o el cansancio acumulado hizo que descansara mejor, y notara menos al viento... no se)

Los colores de la Puna... Cielo y Puna Abra de Ronqui Hornacal

Al día siguiente continuamos bajando. Fue otro día interesante en cuanto a paisajes, caminando a lo largo de un arroyo con muchas cascaditas, algunas congeladas, lo que les daba un aspecto más especial. El frío empezaba a aflojar (¡chau ola polar!). Otro condimento de la caminata de ese día fueron los senderos con escalones de piedra, con influencia Inca. Que laburo... Poco después de mediodía llegamos al pueblo de Caspalá (3000msnm), el primero de los pueblos que recorreríamos en la travesía. Hicimos algo de fiaca, algunos al sol, otros a la sombra, recorrimos un poco el pueblo, y nos alojamos en un salón parroquial. Por la noche festejamos el día del amigo con un espectacular risoto y una torta de postre, y Carcassonne, obvio, que nunca puede faltar :)

Resolana Senda inca Sol, piedra, agua y hielo Llegando a Caspalá Caspalá

El cuarto día de marcha fue el más largo y agotador: Salimos de Caspalá, bajamos hasta la quebrada del río Hornos, subimos (en una interminable subida...) hasta un abra a 3350msnm, cambiamos de valle, bajando hasta el río Doblonzo, volvimos a subir, por suerte no tanto, aunque el cansancio ya hacía que todo sea más largo, y finalmente bajamos hasta Santa Ana, segundo poblado. Lástima que no tengo ninguna foto de las callecitas, porque fue el pueblo que más me gustó. Pero llegué fundidísimo... ese día me había hecho el canchero y no había tomado el antinflamatorio (me estaba recuperando de un pequeño esguince), y eso sumado lo largo de la jornada hizo que llegara quemando combustible de reserva. Nos alojamos con una familia que ofrece hospedaje a turistas, y por la noche el esfuerzo fue recompensado con un espectacular corderito con papas andinas de diversas variedades, pancito casero, vinito, picante... buenísimo. Fue una noche música también, primero con Luis, y después con Osvaldo, hijo de la dueña de casa, que nos deleitó con bastante folklore, incluyendo algunos temas de su autoría. Vero, Ale, Charly y Luis hasta se animaron a bailar una chacarera.

Abra Abra 2 Luis Osvaldo

A la mañana siguiente dejamos atrás Santa Ana, y después de subir hasta el Abra del Valle (3500msnm), empezamos a bajar hacia Valle Colorado. El paisaje ya empezaba a cambiar... se empezaba a ver más verde, pero también una tierra cada vez más roja. Muy lindo. Lamentablemente, ese día estuvo ensombrecido a causa de un incendio forestal. Fue muy triste ver el fuego descontrolado a medida que nos acercábamos, y saber que el que se apague dependía del viento y las condiciones meteorológicas... nada de bomberos, ni aviones hidrantes, ni un carajo. Nuestro sendero nos llevó incluso hasta el origen del fuego: un fogón mal apagado. Genera una impotencia muy grande el ver como por un descuido, algo que parece tan pequeño y tan inocente como un fueguito, se termina incendiando todo un cerro. Tristísimo :( Fuego al margen, continuamos descendiendo y adentrándonos en un paisaje cada vez más verde y colorado, hasta llegar a Valle Colorado, a 1900msnm (¡flor de bajadita ese día!). Nos alojamos en una casa de familia, que por la noche nos preparó un guiso que tenía carne, arroz, verduritas, papas... ¡riquísimo! También hubo pancito casero y tintillo. Mientras esperábamos la cena, vimos un par de videos documentales (de la Universidad de Jujuy) con la hostoria de Santa Ana y Valle Colorado. Muy interesantes.

Camino a Valle Colorado Acercándose al fuego Fogón culpable Rumbo a Valle Colorado Puerta Callecita de Valle Colorado

Arrancamos otro día con un suculento desayuno con tortafritas, pan casero y dulde de cayote, obviamente también casero. Estuvo buenísimo. Y con las pilas cargadas partimos de Valle Colorado. Último día de trekking, muy tranca y cortito, hasta llegar a Valle Grande. Arribamos a mediodía, almorzamos en un típico almacén de ramos generales, digamos... un algo que es cantina, verdulería, almacén, todo en uno. Para un porteño parece detenido en el tiempo. A mi me hizo acordar mucho a La Banderita, el almacén de ramos generales que tenía mi abuelo paterno con su hermana, en Remedios de Escalada. De Valle Grande teníamos que ir a Ledesma, por el camino de montaña que atraviesa el PN Calilegua. Pero en lugar de ir en colectivo, hicimos arreglos para ir en vehículos particulares. Parecía una buena idea, porque eso nos permitía llegar a Ledesma al menos una hora antes... pero medio que nos salió el tiro por la culata porque uno de los vehículos se retrasó, así que terminamos llegando a Ledesma igual de noche. Yo ya había hecho ese camino el año pasado, pero la verdad que en un vehículo más chico se disfruta más. Eso fue un plus. La profundidad de las quebradas es IMPRESIONANTE. El camino realmente no es apto para personas impresionables o con vértigo. Lamentablemente no daba para estar parando y sacando fotos... así que otra vez no tengo registros de ese paisaje atravesando la selva de Calilegua, más que en mi memoria.

Flores Nos vamos de Valle Colorado Valle Grande Monumento a la Pachamama

En Ledesma nos hospedamos en el mismo hotel que el año pasado al final de Tilcara/Calilegua, y después de una merecidísima ducha, fuimos todos juntos a cenar a una parrilla con modalidad tenedor libre, recomendación de Hielo Azul (el año pasado no habíamos podido ir porque estaba cerrada). Espectacular. Buenísima. Muy buena carne, y muy buenas ensaladas. Comí como cerdo.

Y finalmente partimos otra vez hacia San Salvador de Jujuy. Esta vez parecía que iba a tener algo de tiempo para pasear un poquitín, o al menos para hacer un par de compras con calma... pero no, un desperfecto en el micro que nos llevaba nos sacó como una hora, así que si bien dió para almorzar, más que tranquilos, unas empanadas jujeñas en un restaurante de la peatonal principal, no hubo tiempo para paseo, y el comprar algunas cosillas que quería llevar a Buenos Aires fue un verdadero rally contra reloj. Con todos los trámites listos, subimos al bondi... y a Baires (Nota: Cuidado cuando compren pasajes en el servicio "cama" de FlechaBus... los muchachos tienen una idea bastaaaaaante particular de lo que es un servicio cama. Suckean. Big time)

Fotos de la travesía, acá:

http://www.flickr.com/photos/chaghi/sets/72157624474240677/

Vallecitos 2010

Y así fue como el Bicentenario transcurrió para mi lejos de casa, en Vallecitos, Mendoza. Había estado en Mendoza un par de veces en el pasado, pero nunca en Vallecitos. La idea arrancó en parte porque quería hacer algo, no quería quedarme en casa, y en parte porque quería retomar el tema ascensos.

Resulta que después de los dos viajes al Lanín en el '98/'99 (más o menos) nunca volví a plantearme hacer un ascenso. Hice mucho trekking, mucho senderismo, eventualmente hice cumbre en algún cerro (cerrito...) porque bueno, porque la travesía así lo requería, pero nunca más me prendí en una propuesta que fuera "vamos a salir, vamos a apuntarle a aquel cerro, vamos a subirlo, y después vamos a bajarlo". Y es una movida completamente diferente, con mayor desnivel, donde hay que tener en cuenta otras cosas, y si encima le metés altura y algo de frío y nieve (como fue el caso en Vallecitos), otro nivel de dificultad.

Así que la propuesta de Vallecitos tuvo dos caras: Conocer el lugar, caminar un poco, desenchufarse, respirar aire puro y compartir gratos momentos con amigos, por un lado, y por otro, el desafío de hacer algunas cumbres, y medirme un poco como ando en esto de subir un cerro.

¿Adivinen quién organizó el viaje? ¡Sí! ¡Hielo Azul Aventura! Muy bien. Ya me van conociendo... :) Salimos de Retiro el viernes a la noche, con retrasos. Retiro era un loquero, mal. Impresionante. Está total y absolutamente colapsado para estas fechas. Y total y absolutamente fuera de control. El circo que habían montado el año pasado con los sectores de embarque, en el pico de la Gripe A, para otorgar más control y seguridad, y asegurarse por ejemplo que solo pasaran a la zona de las plataformas de embarque/desembarque los pasajeros y empleados de la terminal, está virtualmente desmantelado. La infraestructura (que no creo que haya salido $2 precisamente...) está, pero está en desuso. ¿Por qué? Vaya uno a saber.

Viajamos por Andesmar, donde es un clásico jugar al "Bingo Andesmar" durante el viaje. Y gané :) ¡Ja! Nunca me gano nada, así que fue un muy buen comienzo de viaje esto de arrancar ganando el bingo. Me gané un vino tinto, que luego compartimos en el refugio.

Llegamos a Mendoza el sábado a la mañana, y de allí partimos en combis hacia Vallecitos. El grupo era bastante grande, y terminamos divididos en dos refugios. A mi me tocó estar en el refugio Mausy, a otra parte del grupo en el refugio del centro de ski. El refugio Mausy es muy lindo, y Vane y Guille, los refugieros, son super-ultra-copados. ¡Ah! No nos olvidemos de Violeta, su hijita, que tiene apenas 5 meses de vida y está viviendo con los papis en el Mausy desde el tercer día... es una santa. El refugio está a unos 2900 msnm.

Refugio Mausy Refugio Mausy 2

El sábado a la tarde, luego de acomodarnos, almorzar y descansar un rato, hicimos todos juntos un trekking hasta Las Veguitas (de paso aprendí que "vega" es sinónimo de "mallín", solo que el primer nombre es más común en la zona de cuyo y NOA, mientras que el segundo es clásico de Patagonia), que es el típico "campamento base" para muchos ascensos. La idea era conocer y aclimatarse un poco a la altura. Estaba muy húmedo y bastante nublado, de hecho, ya en Las Veguitas se nos vinieron las nubes encima, pero igualmente pudimos disfrutar del paseo.

Las Veguitas Las Veguitas 2

Por la noche se nevó todo, lo cual tuvo un doble efecto: Bajó la temperatura un poco más, pero por el lado positivo, se despejó completamente. Los restantes días estuvieron hermosos, frescos, pero completamente despejados, y sin viento. Diez puntos.

El domingo volvimos a salir todos juntos, con la idea de hacer el ascenso al Lomas Blancas, que es un cerro de unos 3600 msnm. Hicimos cumbre cerca de mediodía, y estaba tan calmo y despejado que pudimos quedarnos en la cumbre y almorzar allí. Luego emprendimos el descenso, pero apuntando al col que separa al Lomas Blancas del Arenales. La idea era que aquellos que quisieran, en lugar de bajar y volver al refugio, desde el col intentar cumbre en el Arenales (3400 msnm), que está muy cerca. Yo me prendí con este grupito, y al rato estábamos haciendo cumbre. Así que fue un domingo con cumbre doble :)

Subiendo el Lomas Blancas Cumbre del Lomas Blancas Cumbre del Arenales

El lunes, para aquellos que querían, podían, tenían ganas, se sentían bien, tenían equipo, etc., siempre bajo el criterio de los guías, estaba planteada la posibilidad de intentar cumbre en el Adolfo Calle (4260 msnm), lo cual planteaba un desafío un poco mayor. Así que una parte del grupo (en la que estaba incluído) partió muy tempranito, cuando apenas estaba clareando hacia el Adolfo. En total eramos 10 personas, contando a Guille y Pablo, nuestros guías.

El ascenso estuvo muy bueno, la mayor dificultad para mi fue el terreno, con mucho acarreo, lo que dificulta un poco la marcha, la pendiente, que especialmente en el último tramo se pone interesante, y la altura... 4000 msnm no es muuuuuucha altura, pero es suficiente altura para que el organismo te recuerde que NO estás caminando y haciendo esfuerzo al nivel del mar. Se nota. A lo último estaba muy agitado, me costaba cambiar el aire, tenía las gambas quemadas, y cada músculo del cuerpo me decía "sentate flaco, sentate acá y disfrutá del paisaje". Ahí es donde es importante la cabeza, para seguir adelante. Pasito a pasito. Tratando de transformar el aliento de Guille, que iba delante mío en energía. Planteándome metas, onda, "bueno, ahora vas a caminar hasta aquella piedra". "Listo, ahora, caminá hasta aquella otra". ¡Y finalmente llegué! Hice cumbre a eso de las 14.00, después de 6 intensas horas de aproximación y ascenso.

Amanece en Las Veguitas Subiendo el Adolfo Calle Cumbre en el Adolfo Calle 3 cumbres 3!

El día estaba inmejorable, arriba no había viento (¡insólito!), así que estuvimos en la cumbre un buen rato. Casi una hora. Y después... a bajar. La bajada es más rápida, porque la mayor parte se hace aprovechando un acarreo, así que con la técnica correcta y dejándote llevar, bajás a buena velocidad. El tema es que estaba cansado... y que mis botas de trekking empezaron a jugarme una mala pasada. Me quedan chicas. Me las compré justas, para el verano. Las usé en Cholila y me molestaron, pero no le di importancia porque supuse que era porque eran nuevas y estaban duras. Me molestaron algo en San Luis para Semana Santa, pero apenas, porque las caminatas fueron mucho menos exigentes y más cortas. Pero en la bajada del Adolfo Calle, me mataron. La combinación de medias un poco más gruesas, los pies hinchados (por las horas de caminata, el esfuerzo, mi tendencia a retener líquido y encima la altura) y la pendiente se combinaron para torturarme toda la bajada. Era como ir pateando la pata de un mueble con el dedo gordo de cada pie a cada paso. Feo feo feo. Encima no podía hacer nada... no podés bajar descalzo, así que me la tuve que aguantar. ¡Cómo costó! Había momentos que tenía ganas de llorar. Posta. No se lo deseo a nadie...

Volviendo al refu Atardecer

Botas al margen, pasito a pasito, a la nochesita llegamos otra vez al refu, en donde disfrutamos de un ESPECTACULAR "locro de autor" (sic) que había preparado Vane. Resulta que cuando se estaba armando el viaje, con el tema del bicentenario en mente, y me contaron del refugio, se me ocurrió decirle a Luis "si preparan un tradicional locro, la propuesta te queda platinum". Y resulta que Luis les transmitió a Vane y a Guille la idea del locro... y el locro finalmente se hizo realidad. :)

El martes Guille preparó el asado de despedida a mediodía para todos. Buenísimo. ¡Qué buen asado! Y así, degustando el asado y regándolo con vino el viaje llegó a su fin. A media tarde partimos a Mendoza otra vez, y de ahí, a Buenos Aires.

La pasé genial, tuve la oportunidad de volver a compartir otro viaje con Caro, Pau, Charly, Anita, Eze, Jorge, Luis y Pablo, me divertí un montón, y comprobé que esto de los ascensos es completamente diferente a una travesía o a un trekking tradicional... y que también me gusta. Así que ahora hay que buscar algo un poco más alto para seguir... podría ser algún otro cerro en Vallecitos (hay cerros para tirar manteca al techo, y de todas las alturas y niveles de dificultad), o el Domuyo.

Más fotos del viaje, acá.

Micro-reviews de cine

Había una época que cada vez que iba al cine o veía una alguna peli que valiera mucho la pena, hacía un post dedicado en el blog. La verdad no es que haya dejado de disfrutar del cine... es solo que estoy fiaca para el blog. Y muchas veces uno termina "twitteando" sobre una película, y lo que antes era una reseña completa, se transforma en un par de comentarios efímeros de 140 caracteres...

¿Sera una señal de que cuando escribía las reseñas, escribía más de lo necesario? No se. En fin, acá viene el review de las pelis que estuve viendo en los últimos meses (ni siquiera se si todas, pero al menos, las que anoté y/o me acuerdo). Y no, no voy a hacer un mega-hiper-post con la opinión detallada de cada una. El orden es cronológico, arrancando por la que vi primero, por allá por octubre/2009:

Antichrist: Muy buena, muy dura, MUY gráfica. A mi me gustó, pero no es una peli para cualquiera. Es Lars von Trier... you've been warned.

The Taking of Pelham 1 2 3: Buena, aunque no lo mejor de Travolta/Washington. Y tiene un no-se-que que recuerda mucho a Speed argumentalmente...

G.I. Joe: The Rise of Cobra: Clásica movida de Hollywood de tomemos un comic/serie animada y hagamos un blockbuster, que le ha generado resultados tan dispares. G.I. Joe zafa por lo que es, hasta ahí. Para ver con mucho pochoclo un día que quieras ver explotar muchas cosas por el aire.

The Proposal: Comedia romántica con Sandra Bullock. La vi por ella. Es una comedia romántica más del montón, con sus momentos divertidos como todas, aunque está lejos de ser lo mejor del género.

Surrogates: Buena. El argumento es muy interesante, pero la realización se queda un poco a medias.

Up!: Para el niño que todos llevamos dentro. Entretenida, y divertida de a ratos. Pero como toda producción de Disney, en definitiva es infantilonga. No esperes Shrek o Ice Age.

The Incredible Hulk: En su momento cuando vi Hulk la odié, pero mal. Todo el mundo me dijo que era porque la peli fue fiel al comic, y no a la serie que los argentinos recordamos de ver en TV. Bueno, The Incredible Hulk no es una secuela de la primera (bah, hasta ahí, en algún aspecto sí lo es), sino el intento de Hollywood de hacer lo mismo que con Hulk, pero esta vez, basándose en la serie. Y les salió mejor. Hasta ahí. Apenas. Raspando.

Moon: No recuerdo como llegué a esta. En cine que yo sepa por acá no pasó. Me tomó completamente por sorpresa, y me gustó mucho. Lenta de a ratos, pero recomendable.

Gamer: Otra que acá no pasó por el cine (yet). La vi porque trabaja Michael C. Hall (Dexter, Six Feet Under). Está buena. Tiene algún punto de contacto con Surrogates (apenas, en cierto aspecto...), y un argumento interesante.

Collateral: Clásica que agarraba siempre por cable empezada, y finalmente vi de una, entera, tranquilo, como corresponde. Muy buena película.

Avatar: Puf... peli complicada para opinar. A mi me gustó mucho, la disfruté un montón. Me impactó en lo técnico/visual. Me pareció sumamente creativa en cuanto a las criaturas, paisajes, y todo el ecosistema de Pandora. Es cierto que el argumento en sí está un tanto trillado... sí, no es una peli "de pensar", no es Terminator, pero tampoco entiendo por que cuerno algunos le pegan tanto y tan feo a Cameron por esto.

Coco avant Chanel: Biográfica. Me resultó muy interesante la vida de Coco Chanel. La peli no es "guau!", ni ahí, pero está bien hecha. Eso sí: por lo que investigué después, se toma vaaaaarias licencias respecto a la vida real de Coco, así que tampoco es para tomarsela al pie de la letra. Pero la esencia está ahí.

The Lovely Bones: Me gustó mucho. Peter Jackson se fuma unas escenas oníricas que me hicieron arrepentirme de no verla en cine. La historia es original, y mantiene muy bien el suspenso.

Public Enemies: Creo que es la primera vez que veo una peli con Johnny Depp y no la disfruto. Se me hizo larguísima, de chicle, y aburrida. Muy. Tal vez tenía mucho sueño, o no estaba de humor. No lo se. La historia pintaba interesante. Tal vez deba darle una segunda oportunidad más adelante.

Sherlock Holmes: ¡Muy buena! Estaba tapada. De entrada no me intresó, y no la vi en cine. Después me tenté. Y me arrepentí de no verla en cine. Hubiera valido la pena. Muy entretenida, con mucho ritmo. Pinta un Sherlock completamente diferente al que yo tenía en mi cabeza (producto de referencias al personaje en otras pelis y en series, no porque haya leído las novelas), y la verdad me parece mucho más interesante el de la película que el yo me había formado. Debería leer los libros...

Star Trek: Defenestrada e idolatrada por igual entre los fans más acérrimos, a mi me gustó. Eso sí: Nunca fui un gran seguidor de la serie, ni la clásica ni la nueva generación ni ninguna de las películas. La serie siempre la vi salteada, muy pocos episodios, y de las pelis anteriores no vi ninguna.

The Imaginarium of Doctor Parnassus: Es imposible no ver la mano Monty Pythonesca de Terry Gilliam, y me encanta la manera del chabón de contar historias. En ese sentido, me gustó. Pero de alguna manera tenía unas expectativas tan pero tan altas con la peli (¡Johnny Depp y Heath Ledger en la misma peli!), que no se cumplieron, no se bien por qué.

Alice in Wonderland: Now we're talking! No esperaba menos de Tim Burton metiendo mano en esta historia. No esperaba menos de Johnny Depp y Helena Bonham Carter participando. Me encantó. Fue todo lo que esperaba, y más.

It Might Get Loud: Documental que reúne a Jack White, Jimmy Page y The Edge para hablar de sus orígenes, su historia a través de la música y... sus guitarras, of course :) Interesante y con más de una perlita si te interesa el tema.

The Blind Side: ¿Alguien me puede explicar por que carajo el rol de Sandra Bullock merecía un Oscar por esta película? Ojo, todo más que bien con Sandra eh! Pero por favor... tampoco la pavada. Clásica historia de como volverte muy feliz y muy rico de la nada en USA, digamos, al estilo Erin Brockovich, solo que el argumento de The Blind Side es absolutamente frívolo en comparación, y que Sandra no llega ni a los talones de Julia.

Precious: Esta es en cambio una película sobre la vida y la realidad yankee que está mucho mejor contada, que es mucho más dura, comprometida y realista, y merecía mejor tratamiento que el que recibió en los Oscars. Pero claro... es una historia que no a todo el mundo le gusta ver y reconocer que existe. Me gustó mucho. Gabourey Sidibe y Mo'Nique se laburan TODO. Pero TODO.

Up In The Air: Comedia con George Clooney. That's it...

This Is It: El documental que hicieron para facturar con la muerte de Michael Jackson e intentar recuperar parte del dinero que se les fue de las manos con su muerte a los productores de los shows que estaba organizando en Londres. Ya sabía que se trataba de esto, pero así y todo tenía curiosidad por "espiar" como hubieran sido esos shows, y por ver como era Michael Jackson ensayando. Y desde ese punto de vista, me resultó muy interesante.

The Hurt Locker: Confieso que tenía interés en verla antes de toda la fanfarria de los Oscars. Finalmente no pude verla en cine, y terminé viéndola después, en casa, cuando ya había pasado por las salas, y después de que se ganara todos los Oscars que se ganó. La película está muy bien hecha, y tiene una mirada bastante intimista sobre el día a día de un grupo de soldados en Iraq. Me gustó. Pero no era pera tanto... no me digan que no se llevó los Oscars que se llevó solo por ser sobre la guerra y por transcurrir en Iraq.

Män som hattar kvinnor (Millennium I): Primera parte de la versión cinematográfica de la trilogía Millennium, de Stieg Larsson. Si siguen este blog, saben que la novela me fascinó. La película es sueca (se rumorea que un estudio de Hollywood compró los derechos para hacer la versión yankee), y creo que eso la termina salvando del fracaso completo como película (no que sea sueca en sí, sino que sea cine europeo, es decir, que tenga algo de foco en las personas). Me gustó. Noomi Rapace fue una completa revelación y buena elección para hacer de Lisbeth Salander. A Michael Nyqvist ya lo conocía de otras películas suecas, y si bien es un muy buen actor, no estoy seguro que sea la mejor elección para representar a Mikael Blomkvist. Eso sí: es TERRIBLE la cantidad de detalles y aristas de la historia que en la película ni figuran (y por momentos hacen que los personajes parezcan adivinos o videntes, y no investigadores...). Y los personajes, sus relaciones, motivaciones, etc., están completamente achatados respecto al libro original.

Flickan som lekte med elden (Millennium II): Continuación de la anterior. Aplica lo mismo, solo que acá tiene aún mucho más peso lo que pasa por la cabeza de Lisbeth Salander, que en la película apenas, apenitas se ve, con lo cual, la historia pierde aún más que la primera parte al pasar al cine. Una pena. Todavía no ví la tercera parte, pero no le tengo mucha fe...

Home: Excelente documental sobre como el modelo económico de los países desarrollados está haciendo pelota los recursos naturales y afectando a todo el planeta, y de como cada vez hay desigualdades más profundas. Recomendable. Todos deberían verlo. ¡Deberían pasarlo en las escuelas! Merece un post aparte... que podría o no escribir más adelante (con lo vago que estoy para este blog, nunca se sabe)

Por huellas comechingones

Para Semana Santa me fui unos días a San Luis, a despuntar el vicio del trekking. Y si no escribo algo en el blog, el viaje va a tener el triste record de ser el primero sobre el cual no escribo nada acá. Y eso estaría muy mal! Así que aunque no estoy inspirado ni tengo muchas ganas de escribir desde hace ya un par de semanas, vamos a ver que sale.

La escapada de Semana Santa está enmarcada en un proyecto personal intitulado "en 2010 me voy a rajar de Buenos Aires para todos y cada uno de los fines de semana largos que se crucen en mi camino", y fue un mini-trekking con Hielo Azul Aventura en las cercanías de Merlo, ahí, al filo del límite entre San Luis y Córdoba.

El primer día acampamos luego de una caminata de unas 4 horitas cerca del Cerro Blanco, a orillas del río. Fue un día tranqui, y hermoso... hasta que empezó a caer la tarde. El tiempo no nos acompañó mucho en el viaje, la verdad, pero se disfrutó igual :) Pero el primer día estuvo soleado, y a la tarde aprovechamos para hacer un mini-trekking a una cascada que quedaba por ahí cerquita.

Cascada Arroyo

A la noche llovió de lo lindo, y a la mañana siguiente seguían cayendo chaparrones de a ratos, así que hicimos bastante fiaca mientras decidíamos si salir a caminar o no. Obivio al final salimos... ¿para qué estábamos ahí? Así que ahí nos fuimos, hacia el Cerro Aspero, y el Pueblo Escondido. Este pueblo hoy semi-abandonado está a los pies de las minas de wolfram (abandonadas completamente), y era el lugar donde vivían los mineros. Es un lugar muy pintoresco, con algunas construcciones bastante derruídas y otras no tanto. Algunos de los edificios están ocupados por familias que explotan el lugar turísticamente. Por ejemplo, hay una especie de posada donde sirven comidas caseras y esas cosas. No me quedó claro cuanto de esta ocupación es formal (i.e., "legal"), y cuánto informal. Almorzamos y pasamos buena parte de la tarde allí, y luego volvimos al campamento. Y para la merienda, Pablo nos sorprendió con pastelitos caseros que habían preparado la familia de Gustavo (nuestro arriero).

Rumbo al pueblo escondido Pueblo escondido Pueblo escondido 2 Pueblo escondido 3

Al día siguiente desarmamos las carpas, cargamos todo, y rumbeamos para la Aguada del Tabaquillo. Estuvo bastante nubladengue, lo cual para caminar está bueno. A mediodía... sorpresa! Las mismas manos que habían hecho los pastelitos, resulta que también habían preparado empanadas de carne. Y de las de verdad eh! Nada de esas pseudo-empanadas del Noble Repulgue o similiares ;) Por la tarde llegamos a la Aguada, donde acampamos. Qué lindo lugar! Es una praderita verde encerrada por los cerros y el río. muy muy linda.

Rumbo a Aguada del Tabaquillo Merlo desde el cerro Aguada del Tabaquillo Aguada del Tabaquillo 2

Finalmente el domingo levantamos campamento otra vez, y arrancamos el descenso hacia Los Molles, caminando entre la niebla y la llovizna. De ahí nos trasladamos en vehículo hasta un camping en las afueras de Merlo, y después de ponernos presentables disfrutamos un suculento asadazo. A la tarde algunos nos fuimos a dar una vuelta por las ferias artesanales que estaban cerca, y hasta hicimos algo de shopping. Yo terminé comprando un mate re-lindo pero que resultó estar mal estacionado, medio verdolaga... todavía estoy tratando de rescatarlo. Y después descubrimos una casa de té medio "boutique", con una onda rústica/new age/indi... algo medio raro, pero muy lindo, y preparaban unos cafés especiales de aquellos, y unas tortas caseras buenísimas. Fue un buen complemento de otra tarde lluviosa :)

Un par de horas después pasó la combi a buscarnos para llevarnos a Merlo, y de ahí, micro y a casa.

La experiencia estuvo muy buena. Me quedé con ganas de conocer las minas de wolfram... pero bueno, otra vez será. La lluvia hinchó un poco las pelotas para caminar, sí, pero nada que no se resuelva con ropa impermeable. Y ayudó a sacar lindas fotos. No hay caso: no hay con que darle a la luz difusa y los contrastes de un día nublado. Es buenísimo.

Fotos de la travesía, acá.

Conexiones paranormales

Me acaba de suceder algo MUY freaky que no quiero dejar pasar de largo, y es largo de twittear :P

Llega un reporte de error por e-mail de un sistema en producción de un cliente, producto de unos cambios que estuvimos haciendo. Un error seguramente disparado por una inconsistencia en la configuración que habrá metido el usuario, y que no previmos, y que es bastante hinchapelotas de encontrar. Leo el mail y digo a viva voz: "Uh, no... que quilombo... en el horno. Javier llamando en 10, 9, 8, ..."

Javier es el líder de proyecto, quien estaba copiado en el mail. Y arranqué una cuenta regresiva en voz alta de 10 a 1. Y tengo testigos que cuando llegué al 1, sonó el teléfono. ¿Adivinen quien era? Sí, Javier.

Esto no es normal. Me asusta!

(Gracias Seba por sugerir indirectamente el título del post...)

Conservantes

En la heladera de la ofi hay un yogur Ser con cereales y frutas que dice vencer a mediados de agosto. No dice de que año.

Pensemos:

  • Si vence a mediados de agosto de 2010, ¿cuántos conservantes tiene que tener para aguantar como 5 meses en la heladera?
  • Si venció a mediados de agosto de 2009, ¿cuántos conservantes tiene que tener para no haber explotado por la fermentación luego de 7 meses? La tapa no está ni un pelín hinchada.

Yo lo tiraría al carajo, pero vaya uno a saber de quien es. Por las dudas, mis cosas las guardo lejos de ese yogur... debe ser una cosa medio radioactiva.

Desarrollar software te hace mal

Extracto de una conversación real por IM en el trabajo, con alguien a quien no vamos a delatar TAN de frente ;)

(5:48:07 PM) cHagHi: te transfiero o queres el cash?
(5:48:29 PM) XXXXX: si tenés cash prefiero el cash, si estás corto de cash, transferime, 0 drama
(5:49:04 PM) XXXXX: pero si me das a elegir.... entre tú y... las estrellas... me quedo con ellas... porque tu.....
(5:49:21 PM) XXXXX: de pronto flash! La IDE del cosito azul!
(5:49:28 PM) XXXXX: zarazaaaa
(5:49:30 PM) XXXXX: toy limado
(5:49:37 PM) cHagHi: AH BUENO

Si desarrollás software, tené cuidado. A la larga, es perjudicial para la salud...

Un poco de post-procesamiento digital

Últimamente estoy mirando muchas fotos. Principalmente en Flickr. Mirar fotos de otra gente, especialmente cuando se trata de fotógrafos pro o semi-pro, es una gran fuente de inspiración. Se pueden obtener muchas ideas de como tomas que a uno le podrían parecer estúpidas y jamás harías, en la práctica quedan buenísimas. Y esas son las fotos que decís "guau!". Mirando y mirando, como que tu ojo y tu cerebro van incorporando el hábito de mirar distinto cuando uno busca una toma.

También, cuando uno empieza a mirar fotos sacadas por gente que sabe, empieza a descubrir que más allá de la toma en sí, que es sin dudas lo más importante, por goleada, generalmente hay un laburo de post-procesamiento. Puede ser algo mínimo, para mejorar el resultado, o puede ser algo más agresivo, para obtener una imagen con un toque artístico, aunque tal vez sacrificando algo de realismo.

De a poquito me fui interesando más en todo esto. Antes tenía muchos prejuicios respecto al post-procesamiento. En seguida pensaba medio despectivamente "ah, pero esa foto está photoshopeada", como si fuera un pecado. ¿y saben qué? Como muchos prejuicios, es erróneo. Porque si sacaste la foto en una condición de luz sub-óptima y estás perdiendo detalle en las sombras, está bueno ajustar un poco el contraste y recuperar el detalle oculto, por ejemplo. Si tenías el balance de blancos en auto, y había una mezcla de luz medio rara, y la cámara le pifió, está bueno ajustar eso en lugar de tener una foto verdosa, o azulada, o lo que fuera. O sea, está bueno usar el post-procesamiento digital para ayudar a que la imagen se acerque más a lo que vos estabas viendo cuando tomaste la fotografía.

Después de las últimas vacaciones, cuando me puse a hacer la selección de fotos, le dediqué bastante tiempo a esto. Hay muchas fotos que fueron levemente retocadas, principalmente en cuanto a contraste, curvas y niveles. Jugué bastante en el GIMP con la técnica de aplicar una máscara de contraste. Pueden profundizar el tema por ejemplo acá (y en mil lugares más). Básicamente se trata de superponer sobre la imagen original, la misma imagen pero des-saturada (en B/N), invertida, y desenfocada. Es una forma más sofisticada/selectiva de ajustar el contraste de una foto. Es una técnica re-simple, y hace maravillas.

El otro día estuve investigando sobre otras técnicas de post-procesamiento, específicamente mirando cosas más artísticas. O sea, no en plan "arreglemos esta foto", sino en plan mostrar algo diferente.

Tone Mapping y Haze removal

Esas dos técnicas quedan buenas aplicadas juntas. Son técnicas de realce, si se aplican levemente, pueden pasar bastante desapercibidas, y no necesariamente afectar el realismo de la imagen.

Para hacer tone mapping se puede usar un plugin, pero también se puede hacer a mano. Yo estuve jugando bien "a pedal", para entender bien el efecto y experimentar más a conciencia. Básicamente la técnica consiste en triplicar la imagen obteniendo 3 capas. A la capa superior se la des-satura, se la desenfoca, se le da algo de transparencia, y se la combina con la capa del medio. Y luego se toma esta nueva capa y se la combina con la original en modo "luz tenue". Acá tienen un ejemplo explicado. Y acá uno que muestra lo mismo pero usando un plugin específico de The GIMP que automatiza el laburo.

Haze removal es una técnica de realce que queda buena sola o como complemento de la anterior. Se trata simplemente de ajustar los niveles (algo re-simple de hacer, que el GIMP hasta puede hacer automáticamente, y muchas veces es un simple click que mejora notablemente una foto...), y luego se aplica una leve máscara de desenfoque.

Esta es una foto que tiene aplicadas estas dos técnicas:

Horses

Horses

Efecto Orton

Cuando vean el efecto que produce esta técnica, van a decir "si! esto lo vi aplicado mil veces!". Es una técnica decididamente artística, que cierto tipo de imágenes (por ejemplo, macros de flores) queda muy interesante. Esta técnica debe su nombre al tipo que la iventó. Idealmente, para aplicarla, uno debería tener 2 tomas: Una sobre-expuesta por 1 stop, y otra sobre-expuesta por 2 stops. Si no se dispone de esto, lo siguiente recomendable es tener el original en formato RAW, para hacer la sobre-exposición de manera digital. Y si no se dispone de eso (como en mi caso), y bueno... se pueden generar estas sobre-exposiciones usando el JPG original. No es lo ideal, pero anda.

Acá hay un ejemplo de como se aplica la técnica. Ese tutorial parte de la imagen en formato RAW, yo hice algo similar con el GIMP y un JPG. La técnica en resumen consiste en tomar la imagen sobre-expuesta por 1 stop, ajustarle los niveles, abrir la copia sobre-expuesta por 2 stops como una capa sobre la primera, aplicarle un desenfoque gaussiano (cuanto más agresivo el desenfoque, más fuerte será el efecto de la técnica), y combinar ambas capas.

Acá está mi primer experimento con la técnica Orton. Me encanta el resultado:

Lonely notro

Lonely notro

Si no se abusa, produce un efecto medio etéreo, surrealista, bastante particular. Y si se abusa... a veces también queda bueno :)

En la página de Flickr de las dos fotos que puse acá está el link a las que usé como originales. Está bueno ver el antes y el después. Lo iba a hacer acá en el artículo... pero me dió fiaca, y lo que me importaba más en este caso era mostrar el resultado final.

Esto son solo dos ejemplos de dos técnicas básicas muy usadas.

Disclaimer para cualquier persona que sepa de post-procesamiento digital y lea esto: no soy fotógrafo, me gusta la fotografía como hobby; recién estoy empezando a descubrir el inmenso mundo del post-procesamiento digital... así que si encontrás alguna barbaridad en lo que escribí, avisame, así lo arreglo... y de paso aprendo.

Frase

Mis compañeros de aventuras de Cholila/Puelo me regalaron una tarjeta (ok, y una camisa, y torta, etc., pero por el blog lo compartible es la tarjeta :P) con una frase que me encantó, y quería dejarla también acá:

El viaje jamás termina. Un camino concluye y otro comienza: se cierra una puerta y se abre otra. Alcanzas una cumbre, pero siempre hay otra aún más alta. Sólo los que son tan valientes como para no preocuparse de la meta y solo contentarse con el viaje, con vivir el momento y crecer en él, sólo esos son capaces de caminar con el todo.

¡Es buenísima! Especialmente para un trekker :)

Gracias Juli, Alejandra, Caro, Ceci, Mariana, Alejandro, Héctor, Nora, Mirta y Marce. Me sorprendieron! :)